San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

¡Tienes un ángel!

Etiquetas: Ángeles, Piedad, Josemaría Escrivá
Ángel Custodio, pintura de Joan de Joanes
Ángel Custodio, pintura de Joan de Joanes
Ten confianza con tu Angel Custodio. – Trátalo como un entrañable amigo –lo es– y él sabrá hacerte mil servicios en los asuntos ordinarios de cada día.
Camino, 562

La tradición cristiana describe a los Angeles Custodios como a unos grandes amigos, puestos por Dios al lado de cada hombre, para que le acompañen en sus caminos. Y por eso nos invita a tratarlos, a acudir a ellos.
Es Cristo que pasa, 63

Hemos de llenarnos de aliento ya que la gracia del Señor no nos faltará, porque Dios estará a nuestro lado y enviará a sus Angeles, para que sean nuestros compañeros de viaje, nuestros prudentes consejeros a lo largo del camino, nuestros colaboradores en todas nuestras empresas. In manibus portabunt te, ne forte offendas ad lapidem pedem tuum, sigue el salmo: los Angeles te llevarán con sus manos, para que tu pie no tropiece en piedra alguna.
Es Cristo que pasa, 63

Ayúdame a rezar
Tus comuniones eran muy frías: prestabas poca atención al Señor: con cualquier bagatela te distraías... —Pero, desde que piensas —en ese íntimo coloquio tuyo con Dios— que están presentes los Angeles, tu actitud ha cambiado...: “¡que no me vean así!”, te dices...
—Y mira cómo, con la fuerza del “qué dirán” —esta vez, para bien—, has avanzado un poquito hacia el Amor.
Surco, 694
Te pasmas porque tu Angel Custodio te ha hecho servicios patentes. —Y no debías pasmarte: para eso le colocó el Señor junto a ti.
Camino, 565

Señor, que tus hijos sean como una brasa encendidísima, sin llamaradas que se vean de lejos. Una brasa que ponga el primer punto de fuego, en cada corazón que traten...
—Tú harás que ese chispazo se convierta en un incendio: tus Angeles —lo sé, lo he visto— son muy entendidos en eso de soplar sobre el rescoldo de los corazones..., y un corazón sin cenizas no puede menos de ser tuyo.
Forja, 9

Como rezas tú
Hace ya muchos años vi un cuadro que se grabó profundamente en mi interior. Representaba la Cruz de Cristo y, junto al madero, tres ángeles: uno lloraba con desconsuelo; otro tenía un clavo en la mano, como para convencerse de que aquello era verdad; el tercero estaba recogido en oración. Un programa siempre actual para cada uno de nosotros: llorar, creer y orar.
Ante la Cruz, dolor de nuestros pecados, de los pecados de la humanidad, que llevaron a Jesús a la muerte; fe, para adentrarnos en esa verdad sublime que sobrepasa todo entendimiento y para maravillarnos ante el amor de Dios; oración, para que la vida y la muerte de Cristo sean el modelo y el estímulo de nuestra vida y de nuestra entrega. Sólo así nos llamaremos vencedores: porque Cristo resucitado vencerá en nosotros, y la muerte se transformará en vida.
Es Cristo que pasa, 101

¿Me echas una mano?
No podemos tener la pretensión de que los Angeles nos obedezcan... Pero tenemos la absoluta seguridad de que los Santos Angeles nos oyen siempre.
Forja, 339

Acostúmbrate a dar gracias anticipadas a los Angeles Custodios..., para obligarles más.
Forja, 93

Al final de la vida
El Angel Custodio nos acompaña siempre como testigo de mayor excepción. El será quien, en tu juicio particular, recordará las delicadezas que hayas tenido con Nuestro Señor, a lo largo de tu vida. Más: cuando te sientas perdido por las terribles acusaciones del enemigo, tu Angel presentará aquellas corazonadas íntimas quizá olvidadas por ti mismo, aquellas muestras de amor que hayas dedicado a Dios Padre, a Dios Hijo, a Dios Espíritu Santo.
Por eso, no olvides nunca a tu Custodio, y ese Príncipe del Cielo no te abandonará ahora, ni en el momento decisivo.
Surco, 693

Sancti Angeli, Custodes nostri: defendite nos in proelio, ut non pereamus in tremendo iudicio. Santos Angeles Custodios: defendednos en la batalla, para que no perezcamos en el tremendo juicio.
Es Cristo que pasa, 63




Documentos relacionados

Vídeo

San Josemaría y los padres

Mons. Jaime Fuentes nació en Montevideo, estudió Periodismo y es doctor en Teología. En1967, se trasladó a Roma, donde trabajó junto a san Josemaría. Desde hace diez meses es obispo de Minas (Uruguay).

Vídeo

Don Álvaro del Portillo explica cómo santificar el trabajo

En este breve video, Mons. Álvaro del Portillo, sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, explica cómo santificar el trabajo.

Vídeo

San Josemaría en la Catedral de Puebla

El 23 de febrero, después de la celebración eucarística dominical, Mons. Victor Sánchez, arzobispo de Puebla, entronizó una imagen de san Josemaría en la catedral de la capital poblana.

Vídeo

Conocí a san Josemaría en Brasil

Maria Layse Graziano, brasileña, conoció a san Josemaría, en Brasil en 1974. Ella tuvo la oportunidad de hacerle una pregunta y relata en esta entrevista lo que el fundador del Opus Dei le respondió.

Documentos

Etiquetas en San Josemaría Escrivá